Cómo mezclar colores

Dudar cuando empieces un proyecto decorativo es de lo más normal. Que se trate de tu baño, cocina, salón o entrada…tendrás dudas en cuanto al estilo, a los muebles y seguramente a los colores. Hay tantas posibilidades de colores, tonos y matices que es muy fácil perderse.
Para ayudarte, hoy te daré unos trucos para elegir y mezclar los colores fácilmente.

 

1. El famoso moodboard

Sí, lo mejor para elegir es Creando este “muro de inspiración”, ya verás la gama que más te gusta y podrá a partir de allí filtrar y elegir por fín tus colores. Te aconsejo acabar teniendo unos 3 o 4 colores. Los pasos que siguen acabarán de definir los colores.

Ejemplo de moodboard

Fuente: 

moodboard-2
Fuente:

moodboard-3

Fuente:

 

2. Entendamos el método 60-30-10

Este método es la clave para mezclar colores.
Consiste en elegir 3 colores. Serán el color dominante, el color secundario y el color de acento. A cada uno se le da un porcentaje de presencia en tu decoración y como lo habrás adivinado…

Utilizarás el color dominante en un 60%, el secundario en un 30% y el de acento en un 10%.

No es nada complicado, sólo es tener en mente 3 números: 60, 30 y 10.
Esos 3 números te aseguran un cierto equilibrio de color.

 

3. Cómo distribuir esos 3 colores

El color dominante (60%) atraerá la mirada, será el punto fuerte de tu decoración.
El color secundario (30%) será el toque de interés.
Y el color de acento (10%) reforzará los demás colores o algunos detalles de tu interior.

Aquí tienes 3 ejemplos para entrenarte. ¿Sabrías decir cuáles son los 3 colores?

ejemplo-1
Fuente:

ejemplo-2
Fuente:

ejemplo-3
Fuente:

 

4. Volvamos a tu elección de colores

Ahora que sabes en qué consiste el método, te será más fácil elegir.
Ten en cuenta que los matices cuentan como un sólo color.
A partir de tu moodboard, elige la combinación que más te emociona y elige 3 colores de ella.

Por ejemplo, a raíz de mi moodboard, digamos que tenga esa paleta de colores:

mis favoritos

 

Mis 3 colores son:

3colores

– gris claro frío
– azul agua
– rosa
Y he añadido un motivo jugando con el gris

 

5. Decisión

Decidirás ahora el papel de cada color.
Veamos un poco más de detalles para ayudarte.
El color dominante se usará en la mayor parte del espacio: paredes, techo, suelo y tal vez algunos muebles por ejemplo. Por eso, los colores dominantes suelen ser colores neutros.
El color secundario se usará más en elementos como los muebles, las cortinas o alfombras. Aquí, tendrás que mirar bien que el color dominante y el color secundario combinen y no sean colores complementarios porque sino los colores “pelearán” entre ellos.
Por último, el color de acento es un toque de interés. Se usará en los detalles como cojines, lámparas, cuadros y cualquier otro detalle.

60-30-10

Colores elegidos de

 

6. ¡Manos a la obra!

Tienes tus 3 colores en mano y ya puedes ir aplicándolos teniendo en mente esa fórmula mágica: 60, 30, 10!

Una vez te sientas cómoda con la técnica, ya verás que poco a poco te puedes atrever más y añadir más colores y más elementos guardando equilibrio y armonía!

ejemplo-4
Fuente:

 

¿Te parece útil este método?

 

Saludos y …
¡A decorar para una vida mejor!

5 Comments

Deja un comentario