Un pequeño piso con alma nórdica

La cocina comedor de este piso de los países nórdicos no tiene desperdicio. El espacio es abierto, ya que es una estancia pequeña y con una sola fuente de luz, así que divide visualmente las estancias con una alfombra y el papel de pared de estilo chic.

Los metros cuadrados son escasos y hay que aprovechar hasta el último rincón, con una pequeña estantería en forma de escalera consiguen aprovechar un rincón  que de por sí da poco juego.
El balconcito es minúsculo, pero da para una pequeña mesita y un par de sillas, para poder disfrutar de los pocos rayos de sol que se dejan ver en los países nórdicos, qué poco valoramos nuestro clima!
Un desayuno observando las calles o una cena romántica en este pequeño balcón no tiene precio.
En la sala de estar, el protagonista es el sofá con chaise longue que ocupa gran parte de la estancia y además le da vida y color. Complementando al sofá encontramos otros detalles en tonos verdes, en las láminas de la pared o las flores que hay repartidas por toda la estancia.
Nos ha encantado esta composición con cajas de madera natural, para crear una mesita de noche que sirve también de estantería. La mar de apañada y desde luego barata, sobre todo si las cajas son recicladas.
Que paséis un feliz día!
Encuéntranos en las redes sociales:
· · · · ·  ·
 

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. .