Desayuno con Alma de Fiesta

En medio de un profundo sueño despiertas. 
Con la extraña sensación de no haber terminado de soñar, 
y la nítida luz de un nuevo día en la cara. 
Percibes su aroma, que rezuma por tu hogar a sus anchas…
Un rico brioche que crece lento en el horno. 
Una mezcla de limón, chocolate y pan caliente. 
El desayuno, la excusa perfecta para desperezarse y gozar con alma del manjar. 
Marco para sentar a la familia y dar el primer beso, de un largo día…

Hola, soy Maribel del blog  y esta es la forma con la que me presento ante vosotros. Con un delicioso desayuno digno de la fiesta que hoy celebramos en Socialmore. Una preciosa tienda que hoy cumple tres añitos junto a vosotros, los”Decoradores de Almas“.

El protagonista de hoy será un Brioche con chocolate. Un jugoso dulce de origen francés elaborado a base de harina, azúcar, leche y mantequilla. Su color dorado por fuera y amarillo por dentro no deja indiferente a nadie…Dicen que Rousseau habló de él allá por el año 1400. ¡Casi nada…!.

Lo podéis preparar en su receta original, o a vuestro gusto. Nosotros hoy lo hemos vestido de fiesta para la ocasión, por eso viene relleno de chocolate. 

Zumo de naranja; pan casero (del de verdad); 
café bien caliente; fruta fresca; 
aceite de oliva; mermelada natural 
y un buen libro.
¡No faltan a nuestra cita de hoy!.

¿Os apetece cocinar conmigo?. 
Tomar nota que comenzamos…

Ingredientes:

  • 300 ml de leche tibia.
  • 550 gr. harina de trigo.
  • 75 gr. mantequilla a temperatura ambiente.
  • 100 gr. azúcar.
  • ralladura de un limón.
  • 25 gr. de levadura fresca.
  • 1 yema de huevo.
  • Pepitas de chocolate al gusto.

Preparación:

  1. Preparamos dos boles. En uno disolveremos la levadura con la mitad de la leche tibia.
  2. En el otro bol mezclamos el azúcar, la mantequilla, la ralladura de limón y la otra mitad que dejamos de leche
  3. Unimos en un recipiente amplio el contenido de los dos boles y vamos añadiendo poco a poco la harina tamizada (ya sabéis pasándola por un colador). 
  4. Amasamos. En nuestro caso hemos usado una amasadora eléctrica de mano. Pero con 10 minutos de amasado a mano podéis sacarla igualmente (incluso mejor). Tenemos que lograr una masa elástica al tacto.
  5. La dejamos reposar tapadita. Mínimo 1 hora. Se trata de que doble su volumen.
  6. Sobre un papel de hornear y con ayuda de un rodillo, estiramos la masa. 
  7. Disfrutamos poniendo pepitas de chocolate al gusto.
  8. Lo siguiente sera con mucho cuidado enrollar la masa, y hacer un rulo con ella (Es sencillo, tranquilos). Aprovechar para dejar un rollo uniforme. 
  9. Con un cuchillo (que iremos aceitando suavemente con un poco de papel de cocina impregnado), iremos cortando pequeños trozos de unos 3 dedos aproximadamente. 
  10. Los pasamos a un molde que habremos preparado con papel de horno. Ojo, hay que darles la vuelta de forma que se vean las vueltas del rulo. Como veis en la foto de arriba. Tener en cuenta que van a crecer nuevamente. Así que dejarles espacio para que puedan “ensanchar y crecer…”. La volvéis a tapar y esperamos otros 40 minutos aproximadamente. 
  11. Ponemos el horno a Precalentar a 180 grados. Calor arriba y abajo.
  12. Pintamos toda la superficie con una yema de huevo batida.
  13. Cuando esté caliente el horno metemos el molde. 
  14. El tiempo de horneado es de 30 minutos. 
  15. Lo sacamos con cuidado y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 
¿Listos para desayunar?

¿Y vosotros, habéis desayunado ya…?.
Hoy os ofrezco este desayuno con Alma de Fiesta. 

Gracias por la acogida.
¡Encantada de estar con vosotros!


Encuéntranos en las redes sociales:
· · · · ·  ·

42 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. .